Turismo rural en Asturias 

De turismo en las aldeas


El turismo rural se ha desarrollado en Asturias como en pocos lugares. En la década de los 80 el Principado fue pionero en este sector. En 1987 convocó un congreso de Turismo Rural en Covadonga para asentar las bases del mismo en España. De este congreso surgieron dos iniciativas pioneras en Asturias y en toda la península: Taramundi con la Rectoral y Peñamellera con La Tahona.

15
COMPARTIDO
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
VISTO
20869

Muy cerca de Turismo rural en Asturias

Mapa: cómo llegar a Turismo rural en Asturias


Coordenadas
Latitud: 43.3602982
Longitud: -5.8447809

Desde aquellos años 80 en los que algunos se aventuraban en algo -por aquel entonces- muy novedoso, ha pasado bastante tiempo y el turismo rural en Asturias se ha venido desarrollando a la par que sus alternativas de ocio: naturaleza, cultura, gastronomía, patrimonio, eventos tradicionales, y un sin fin de imágenes de auténtica belleza.

Cada zona geográfica del Principado aporta valores diferenciados a su propio turismo rural haciendo que los recursos de ocio sean plurales y matizados a lo largo de toda la comunidad autónoma.

El común denominador de este desarrollo es el concepto de calidad. Asturias apostó desde sus primeras iniciativas por un hospedaje confortable, cercano y familiar. Factores básicos para explicar la consolidación de su turismo rural.

Oferta turística de Asturias

Actualmente, el Principado alcanza un 6% del turismo rural de la totalidad del país, siendo uno de los destinos con más nivel de ocupación en temporada veraniega y fuera de ella. La oferta hostelera existente ya ha generado numerosos proyectos paralelos, principalmente en zonas de campo y montaña tradicionalmente deprimidas. Una mayor actividad en sectores como los productos agroalimentarios autóctonos o la artesanía, y la restauración.

Además la alta implantación de empresas de turismo activo o deporte de aventura, en las inmediaciones de los alojamientos, completan un análisis al alza dentro de este desarrollo sincronizado del turismo rural asturiano. Las posibilidades de descanso en Asturias y sus alternativas de tiempo libre son un listado extenso capaz de satisfacer a todas las edades y a todos los públicos.

Aunque los meses de julio y agosto siguen siendo los de mayor reclamo para el turismo, no cabe dejar pasar otras fechas del año. El turismo rural en otoño e invierno nos ofrece lugares con encanto alejados del bullicio, una chimenea, un ambiente rústico y confort moderno. Las aldeas asturianas presumen sus encantos en cualquier estación del año, todas ellas ofrecen paisaje y cultura, algunas incluso nieve y montañas, otras acantilados y mar, todas ellas buena gastronomía y un montón de visitas obligadas por los pueblos, villas y ciudades de los alrededores.

En primavera el Principado puede poner una nota de color a los fines de semana. Las empresas de turismo activo se preparan para enseñarte la naturaleza; por estas fechas ya tienen programado un amplio catálogo de actividades paralelas al buen tiempo.

Senderismo, excursiones en bicicleta, a caballo, en 4×4, actividades deportivas, eventos culturales, muestras de folclore, exposiciones, posibilidad de compra de productos típicos, paisaje, etc.

¿Cómo disfrutar de la naturaleza de Asturias?

Camina a la vera de altas cumbres y entre verdes praderías en busca del legado de los pastores, pedalea a través de las montañas que esconden la memoria del tiempo detenido en forma de preciosos tesoros etnográficos y paisajes culturales. Ven a disfrutar de emociones en el medio natural de la mano de Geoface.

Estas opciones y muchas más constituyen la puesta en valor del patrimonio asturiano en todas sus vertientes.

¿Dónde dormir en Asturias?

Los alojamientos rurales en Asturias , son de distinto signo aunque en todos ellos prima la profesionalidad.

Las casas de aldea son un magnífico elemento de promoción y desarrollo local para las zonas rurales, además de ser una forma de acercamiento a la naturaleza, a las tradiciones y a la cultura asturiana para todos aquellos que decidan disfrutar de sus interiores. En los últimos 7 años se ha pasado de 50 casas a más de 500. Son un tipo de establecimiento situado en núcleos rurales, generalmente ubicadas en zonas de escasa o nula infraestructura hotelera. Pueden ser contratadas según dos modalidades: Casa de Aldea Compartida, contratación individualizada de habitaciones dentro de la propia vivienda familiar, incluyendo desayuno; y Casa de Aldea Integra: para uso exclusivo del contratante, en condiciones que permitan su uso inmediato. Las casas de aldea se clasifican de 1 a 3 “trisqueles” en orden a sus servicios y se identifican con el anagrama CA.

Los hoteles rurales son aquellos que están ubicados en inmuebles de singular valor arquitectónico o que responden a la arquitectura tradicional de la zona.

Al igual que otros hoteles, están clasificados de 1 a 5 estrellas, dependiendo de los servicios que ofrecen al visitante.

Apartamentos turísticos se consideran los bloques o conjuntos de unidades de alojamientos compuestos de salón-comedor, dormitorio o dormitorios, cocina, cuarto de baño o aseo, dotados para su uso en cuanto a instalaciones, mobiliario y equipo. Equipados con todo tipo de comodidades, estos apartamentos rurales forman parte, en algunos casos, de edificaciones de arquitectura tradicional: casas rústicas, de labranza o casonas cuidadosamente restauradas respetando su encanto original. En otros casos son edificaciones de reciente construcción, fieles a la arquitectura de cada zona y normalmente integrados en el entorno que las rodea. Se clasifican de 1 a 4 llaves en orden a sus servicios.

Danos tu valoración

No hay votos.
Espera por favor...

Deja un comentario